Según Mapfre Economics, México y América Latina enfrentarán retos este año debido a una disminución en la demanda global, resultando en un crecimiento proyectado del 1.4% para este año y del 2.2% para el siguiente.

Las tensiones geopolíticas mundiales y el impacto en la actividad económica, que podría llevar a una reducción del crédito en muchas economías, afectarán negativamente el crecimiento económico, incluyendo al sector asegurador, indica el informe de proyecciones 2024 de Mapfre Economics.

El informe de la compañía de seguros prevé una disminución en la emisión de pólizas de seguros generales, particularmente en áreas estrechamente ligadas al ciclo económico y al crédito, como los seguros de automóviles, construcción e inversiones empresariales, así como en los seguros de vida relacionados con el riesgo.

Se espera que la emisión de seguros generales disminuya debido a la desaceleración económica, proyectando un crecimiento promedio del 5% a nivel mundial entre 2024 y 2025, en contraste con el 7.1% observado en 2023.

En cuanto a los seguros de vida vinculados al ahorro, su rendimiento dependerá de la situación económica y del entorno de tasas de interés. A pesar de las expectativas de disminución, se prevé que este sector se beneficie de tasas suficientemente altas como para impulsar nuevos negocios.

“Se estima que el sector de seguros de vida en su totalidad crecerá cerca del 7 por ciento”, afirma Mapfre Economics.

El informe destaca la situación actual de los mercados, con curvas de tasas de interés inversas, especialmente en Estados Unidos y la Eurozona. Esto complica la oferta de productos a largo plazo debido a la pendiente negativa de las tasas de interés.

Respecto al riesgo crediticio, Mapfre señala que el aumento en los costos de financiamiento, junto con altos niveles de deuda y déficits fiscales significativos en algunos países, podría incrementar las primas de riesgo en los próximos meses.

“Las acciones tuvieron un rendimiento positivo en 2023, impulsadas por las expectativas de reducción de las tasas de interés. Este clima sigue beneficiando a los productos de seguros de vida donde el asegurado asume el riesgo de inversión, permitiendo una mayor inclusión de bonos en la oferta de productos del mercado”.

En cuanto a la rentabilidad del sector asegurador, que ha enfrentado desafíos debido a la alta inflación en los últimos dos años, se anticipa una recuperación. Esta mejora se deberá a ajustes en las tarifas de las pólizas y a una disminución en el ritmo de aumento de los costos para las compañías aseguradoras conforme se estabilicen los precios.

“Un incremento en los ingresos financieros provenientes de las carteras de inversión de las aseguradoras también jugará un papel importante en la mejora de la rentabilidad esperada. Sin embargo, el creciente número y gravedad de desastres naturales, impulsados por el cambio climático, y un incremento en la litigación por reclamos en ciertos mercados, podrían tener un impacto negativo, presionando la rentabilidad y la disponibilidad de seguros, y contribuyendo a una creciente brecha en la cobertura”.

México

Respecto a la economía mexicana, la aseguradora identifica como principal riesgo a corto plazo una potencial recesión en Estados Unidos durante 2024, que podría repercutir en la producción, las exportaciones y las remesas de México.

Sin embargo, entre los aspectos positivos se destacan una mayor inversión impulsada por el “nearshoring”, un cambio de ciclo en la política monetaria, un aumento en la confianza y una moneda fuerte que facilitaría el proceso de desinflación.

“Las elecciones presidenciales de junio representan un elemento clave que podría modificar las expectativas y perspectivas económicas de México a mediano plazo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *