Por Agustina Carranza Guido y Spano

Diagnóstico comercial, asesoramiento, financiación y cursos online son algunos de los aportes que ofrece la nueva subsecretaría pyme.

Fernando PazzanoEl Director General de Desarrollo de Micro, Pequeña y Mediana Empresa de la Subsecretaría Pyme, Fernando Pazzano, sintetizó en una charla con Buenosairesnews las principales herramientas que se han puesto a disposición de los empresarios porteños desde Noviembre de 2016.

En aquella fecha se creó la subsecretaría Pyme, que es la primera experiencia que la ciudad tiene para atender la problemática del sector. Ésta existía en la nación y la provincia de Buenos Aires pero es una novedad en la Capital Federal.

El fin que se busca a través de esta iniciativa del jefe de gobierno, es la de darle un espacio de contención a las 153.000 pymes que hay actualmente en la ciudad.

Lo primero que se hace desde la Subsecretaría es diagnosticar las problemáticas que va teniendo cada sector y en función de ello se trabaja en soluciones para amortiguar todo tipo de impacto negativo que hubiera y generar programas que ayuden a morigerarlos.

Por un lado, se trabaja con el sector comercial –denominado centros comerciales a cielo abierto-, que son todas aquellas concentraciones de comercios en calles y avenidas que se dividen en barrios. Allí se aplican programas de activaciones comerciales con descuentos, beneficios y convenios para fechas particulares. Además se analiza si los comercios necesitan financiamiento y se trabaja sobre la competitividad del sector comercial, o sea,  se va analizando cuánto van influyendo los programas, si van teniendo caída en la venta y si necesitan inversión.

Por otro lado, en el sector industrial, se trabaja sobre herramientas de fondeo donde existen programas nacionales del Ministerio de Producción y del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Son asesorados en la formulación de proyectos para la adquisición de bienes de capital, desarrollo de nuevas tecnologías, generar cadenas de valor, optimizar procesos productivos y todo lo que la industria requiera.

Con respecto al financiamiento hay líneas bancarias y no bancarias. Las bancarias son en las que un banco oficial o privado interviene, que son créditos tradicionales o a tasa subsidiada. Y las de crédito no bancarias generalmente las concentra el Ministerio de Producción de la Nación, que surgen  de acuerdo al Banco Interamericano de desarrollo y que se descargan en programas de financiamiento con destinos específicos.

Señala Pazzano que debe haber aproximadamente más de 50 programas que fortalecen a la pyme. Algunos de ellos son el pack empresas, que son aportes no reintegrables para empresas en marcha. Otros programas son por ejemplo el Fonapyme,  que son líneas de crédito destinados para compra de equipamientos e insumos, construcción o mejoras de instalaciones y para cubrir gastos administrativos. El Ministerio de Ciencia posee programas para desarrollo de software y tecnología, como el Fonsoft [Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software].

Además, hay un consejo de competitividad, que analiza cuáles son los baches productivos tanto del comercio como de la industria. Se trabaja junto a universidades para detectar cómo se pueden suplir las falencias. “O sea, es el eslabón de la cadena que los puede hacer más competitivos”, señala Pazzano. Con pequeñas correcciones o asesoramiento con respecto a cómo producen, compran o venden, pueden utilizar su rentabilidad. Se hacen mesas y talleres con los principales actores de los sectores que desde la subsecretaría se considera que son los que generan más empleo y mayor productividad a la ciudad y analizan cuál es la cadena de valor para poder trabajar sobre ella.

Otra herramienta importante que aporta la Subsecretaría son los cursos de capacitación. Hace poco han firmado 10 cartas de intención con universidades públicas y privadas de la Ciudad de Buenos Aires y se está trabajando con la nómina de cursos que surgen como consecuencia de diagnósticos que se hicieron en las pymes y en el convenio con las universidades se va a aportar la temática que entienden desde la Subsecretaría que va a hacer más eficientes a las pymes para comercializar.

Se va a comenzar a mediados de octubre con cursos con modalidad streeming para que el nivel de participación sea alto y no haya necesidad de movilización para presenciarlo. Además, el año que viene, se sumarán a éstos los talleres presenciales. En ambos casos habrá cierto seguimiento para aquellos que utilicen esta herramienta, pues, señala Pazzano, un curso no agrega mucho valor si no hay continuidad y un vínculo para evaluar cuán efectivo fue el curso y si el material fue utilizado y efectivo. Es importante, finaliza el funcionario, que los empresarios sepan que  existe una subsecretaría pyme y que aquellas empresas que se encuentran interesadas en cualquiera de los programas u otras de las herramientas que ofrecen, se comuniquen con ellos.

Agustina Carranza Guido y Spano
Similar Posts