Tommy Adaptive es el nombre de la nueva línea de indumentaria de la marca norteamericana Tommy Hilfiger. Esta colección tiene como finalidad incluir en sus diseños prendas aptas para mujeres, hombres y niños con distintas discapacidades.

En la campaña participaron reconocidos modelos que en las redes sociales cuentan con miles de seguidores que los admiran por las diversas vivencias por las que tuvieron que atravesar a partir de varios obstáculos. Son luchadores diarios que hoy al fin tendrán prendas realizadas para adaptarse a sus cuerpos.

Contaron con la presencia del atleta Jeremy Campbell -1800 seguidores, pero con cuenta verificada-, la bailarina Chelsie Hill -40 mil-, la bloguera fashionista Mama Cāx -137 mil- y una niña y un niño que muestran las líneas infantiles.

Toda esta línea pertenece a la colección de primavera-verano de Tommy Hilfiger.  Los detalles como botones magnéticos, dobladillos regulables, cierres con velcro, cremalleras especiales para las remeras para utilizar con una mano son las características especiales de estos diseños.

Dentro de la colección de Tommy Hilfiger, se pueden encontrar camisas, remeras, chombas, jeans, faldas, vestidos, buzos y zapatillas. También prendas clásicas como camperas y trench de mujer de las líneas tradicionales de Tommy Woman.

Dos  años atrás la marca colaboró con “Runway of Dreams”, una asociación sin fines de lucro que se dedica a la inclusión de personas con discapacidades en la industria de la moda, principalmente para niños.

A pesar de la iniciativa de Tommy Hilfiger, existen doce leyes vigentes en la Argentina, y aún así es difícil encontrar ropa

Recorrer locales de ropa e indumentaria y encontrar prendas adecuadas para cualquier talle y cuerpo sigue siendo una quimera en la Argentina. Tras casi veinte años de idas y vueltas, y aunque existen actualmente en la Argentina doce leyes -entre provinciales y municipales–  la disparidad y disponibilidad de los talles de indumentaria es aún uno de los grandes problemas que mujeres, y también hombres, de todas las edades, enfrentan a la hora de vestirse.

El concepto de belleza que muchas veces impone la moda, con modelos muy flacas o retratadas con efecto del photoshop, es cada vez más resistido y combatido. La tendencia, que crece en el mundo y en la Argentina, busca que la ropa se adapte a los cuerpos de cada persona y no al revés.

Sobre todo en tiempos en donde las modelos denominadas plus size – aún de manera esporádica- llegan a las portadas de revistas, publicidades y desfiles, pero hacen falta más acciones para que los negocios se llenen de ropa con medidas reales.

Sharon Haywood, fundadora y directora de la ONG AnyBody Argentina con presencia global, sintetizó la consigna de la lucha que la organización no gubernamental impulsa por la diversidad corporal y el derecho a vestirse: “No queremos que se glorifique un solo cuerpo, sea gordo o flaco. En las publicidades y en las vidrieras queremos ver distintos tipos de cuerpos, simplemente porque todos tenemos un cuerpo distinto y merecemos representación en los medios y la industria de la moda”.

“No trabajamos ese talle”;”Se estira con el uso”, “Es así apretadito”, “Es el único talle que tenemos” o “Talles más grandes no entran en esta marca”, son las respuestas latiguillos que a diario se siguen escuchando en los locales de ropa e indumentaria femenina -especialmente- y masculina también.

La Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires las reunió en la campaña “Los modelos somos nosotros” realizada por los alumnos de la carrera de Publicidad de la Universidad del Este de La Plata.

Buenos Aires es la provincia que tiene la ley de talles más antigua, es la  Ley número 12.665, y fue aprobada en 2001 y reglamentada en 2005. Años después, la Ciudad de Buenos Aires tuvo su Ley 3.330 aprobada por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En 2006 la provincia de Entre Ríos obtuvo su propia ley de talles: es la 9.703. Ese mismo año se sumó la provincia de Santa Cruz con la Ley 2.922.
En 2007 fue sancionada una ley de talles en la provincia de Santa Fe con el número 12.841.

Un año después, la Legislatura de la provincia de Corrientes sancionó la Ley 6.003.  En 2012, la Legislatura de la provincia de Río Negro aprobó la Ley 4.806. Y ese año, en la provincia de San Juan comenzó a regir la Ley 8.323.
En 2013 fue sancionada la Ley 8.579 en la provincia de Mendoza. También ese año una norma sobre talles, la número 7.273, fue aprobada en la provincia de Chaco.

Al año siguiente, la Ley 2.793 entró en vigencia en la provincia de La Pampa. Y en 2015, Córdoba fue la última provincia en sumarse con la Ley 10.302.

Leandro Marascio on Twitter
Leandro Marascio
Similar Posts