El domingo 27 de Mayo, agrupaciones políticas del barrio La Paternal volvieron a colocar la placa que recuerda al documentalista  a 42 años de su desaparición forzada.

Vecinos Inquietos de La Paternal junto a DOCA (Documentalistas de Argentina), recolocó  una baldosa en homenaje al cineasta argentino Raymundo Gleyzer en la plazoleta ubicada en Donato Álvarez y Espinosa. Gleyzer fue miembro del grupo militante Cine de la Base y autor de filmes caracterizados por su gran compromiso social como “Los traidores” y “México, la revolución congelada”, en recuerdo de su secuestro y desaparición forzada el 27 de mayo de 1976 ejecutado por un comando militar a la salida del Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina. Fue visto por última vez en el centro clandestino de detención “El Vesubio”.

Durante el homenaje se celebró también el Día del Documentalista, con diversos espectáculos, una radio abierta y con la participación de trabajadores de fábricas recuperadas, organizaciones gremiales, políticas y culturales.

“Queremos agradecer a todos los que colaboraron en la organización de la actividad, a todos los que se acercaron a compartir una bellísima tarde en La Paternal, al calor de las palabras de sus familiares, de sus compañeros/as, de quienes estudian y continúan su labor como cineastas y de quienes simplemente admiran su obra y valoran su compromiso político. Sabemos que el encuentro cobró una significación especial debido a un contexto de avanzada de las políticas oficialistas de ajuste, violencia institucional y persecución a opositores, realidades contra las que Raymundo Gleyzer luchó con su trabajo y con su militancia durante los años más duros de nuestra historia reciente”, expresaron desde Vecinos Inquietos de La Paternal.

Gleyzer dejó la Facultad de Ciencias Económicas donde estudió hasta los 20 años y se fue a La Plata tras su verdadera vocación, para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

En 1964 realizó “La tierra quema”, un documental que narra la miseria de los campesinos en el noroeste de Brasil, y posteriormente, en 1966, realizó el mediometraje “Ocurrido en Hualfin”, junto con Jorge Prelorán.

En 1970 filmó “México, la revolución congelada” y en 1973 “Los traidores”, ficción que narra la historia de un sindicalista que pasa de ser un delegado que se preocupaba por la suerte de sus trabajadores a un burócrata que termina siendo el vocero de los intereses de la patronal.

En 1965 inició su etapa en noticieros (Canal 7 y Telenoche por Canal 13), convirtiéndose en el primer camarógrafo argentino que filmó en las Islas Malvinas, desde donde produjo -en 1966- una serie documental sobre la vida cotidiana en las islas, para Telenoche, del cual se desprende su documental “Nuestras Islas Malvinas”.

Como militante del PRT fue uno de los fundadores del grupo “Cine de la Base”, usando la cámara como un arma de combate, y ya desde la clandestinidad rodó los mediometrajes “Swift” y “Ni olvido ni perdón”, que lo pusieron en la mira de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) hasta que un grupo de tareas lo secuestró el 27 de mayo de 1976.

Lic. Mariano Crescentini on Twitter
Lic. Mariano Crescentini
Licenciado en Relaciones Públicas, fundador y director de Retórica Relaciones Públicas, agencia de comunicación y marketing digital. Docente universitario para la carrera de Relaciones Públicas y Publicidad.
About Admin

Licenciado en Relaciones Públicas, fundador y director de Retórica Relaciones Públicas, agencia de comunicación y marketing digital. Docente universitario para la carrera de Relaciones Públicas y Publicidad.

Similar Posts