Piquetes

El Presidente Mauricio Macri solicitó medidas a Rodríguez Larreta para limitar los bloqueos en las calles de la Capital Federal, producto de los sucesivos ‘piquetes’.

Las recurrentes marchas en la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a crispar el ánimo de algunos funcionarios porteños. Las protestas sociales al Gobierno Nacional han minado el tránsito porteño, convirtiéndolo en más problemático de lo que ya es.

Los ‘piquetes’ en la Ciudad de Buenos Aires se producen cada vez con mayor frecuencia y la Casa Rosada sigue con atención dichas protestas, las cuales generan un gran malestar en la calle. En las últimas semanas se produjeron varias manifestaciones, entre ellas la multitudinaria y caótica marcha de la CGT, el acampe de organizaciones sociales frente a Desarrollo Social, los múltiples cortes en toda la Ciudad, y hasta un sorpresivo ‘piquete’ en la Avenida 9 de Julio que llegó a bloquear el Metrobus.

Ante este panorama, el presidente Mauricio Macri le reclamó a su íntimo colaborador y sucesor en la jefatura de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que actúe frente a los ‘piquetes’. En principio, en los próximos días, el funcionario presentará un plan para limitar los reclamos en la calle, aunque esto deberá ser aprobado por la Casa Rosada.

Próximamente se celebrará una reunión en la que el jefe de Gobierno porteño se juntará con el jefe de Gabinete Marcos Peña, su segundo Mario Quintana, y los Ministros de Seguridad de la Nación y de la Ciudad, Patricia Bullrich y Martín Ocampo, entre otros. Se prevé que de este encuentro surja la nueva iniciativa para limitar las protestas en la calle en la Ciudad.

El nuevo plan incluiría una serie de disposiciones como la prohibición de taparse la cara y del uso de palos, el impedimento para la instalación de ollas populares en zonas que afecten la circulación en el Microcentro y, también, para el bloqueo de carriles exclusivos para colectivos (Metrobus). Además se inhibiría la instalación de carpas en avenidas con mucho tránsito y el bloqueo total de las calles.

Los funcionarios nacionales le reclaman a Rodríguez Larreta que intervenga en los cortes, sobre todo luego de haberle transferido la Policía Federal -uno de los pedidos históricos del distrito- junto a los recursos económicos para sostener la fuerza. En la Ciudad argumentan que, en medio del malestar social y de manifestaciones cada vez más grandes, reprimir representaría un riesgo mayor en la calle, a la vez que solicitan una mayor asistencia de las fuerzas federales. En tanto, la Nación recuerda que en varios casos la Gendarmería impidió cortes totales en la Panamericana.

La situación de los piquetes, puertas adentro

Los piquetes preocupan al presidente. “La situación se nos fue de las manos. Todos los días estamos un poquito peor”, aseguran desde Casa Rosada.

“Riesgos siempre van a existir pero no podemos permitir que 50 personas perjudiquen a toda una Ciudad”, dicen en los despachos de la Rosada. Con ese ejemplo marcan una diferencia. Afirman que no es lo mismo una movilización masiva (para la que habría que hacer un impresionante operativo de desalojo), que un corte de pocas personas que, realizado en un punto neurálgico, termina provocando casi el mismo efecto. “A esas manifestaciones hay que disolverlas sin perder un segundo. Y nos estamos haciendo los distraídos”.

“El debate de fondo es cómo podemos lograr que los movimientos sociales, sindicales y políticos puedan peticionar tratando de afectar lo menos posible al resto de la sociedad”, remarcó el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco.

Leandro Marascio on Twitter
Leandro Marascio
Similar Posts