Por Agustina Carranza Guido y Spano

            El  miembro de la Junta Comunal número 15, Germán Palladino, habló sobre las necesidades de la comuna y la de renovar a los gobernantes. Además explicó los actuales proyectos en los que están trabajando y la importancia del vínculo con los vecinos.

Uno de los antiguos pabellones del Hospital Tornú, que alguna vez fue el de maternidad, hoy se encuentra abandonado, “con ratas, dengue y algunos indigentes que van a dormir ahí. Se depositan bolsas con jeringas, las camillas que no funcionan, –indica Palladino- es el gran basural del hospital”. La reconstrucción de esta porción del hospital es el principal proyecto que están tratando actualmente en la comisión de deporte y salud, que es presidida por Germán Palladino, militante de la Agrupación Peronista Blanca UPCN. Esta renovación es un pedido que se remonta a los años 80 y el proyecto ya fue llevado a la legislatura.

La actual guardia del hospital es pequeña y carece de insumos. Lo planteado implica que se haga una inversión que permita pasar las oficinas de administración, que actualmente se encuentran en la parte posterior de la guardia, al ex pabellón de maternidad. De esta manera se agrandaría la guardia y eliminaría el foco infeccioso. Además se busca dotar al hospital de los implementos faltantes. Se estima que se requerirían entre siete y ocho millones de pesos para llevar a cabo el proyecto.

En lo concerniente a la salud también han trabajado, junto a Alfredo Raimundo, indica Palladino, en la problemática del dengue: “Fuimos la primera comuna que constituyó una comisión reuniendo el consejo consultivo, la Cruz Roja, el Hospital Tornú y el Instituto Pasteur y salimos a la calle a concientizar a las personas, pues la única solución para el dengue es que la gente no deje agua acumulada”.

Uno de los principales problemas que Palladino visualiza actualmente para los comerciantes de la zona, es la enorme baja de ventas. Para ello están llevando a cabo distintas medidas como aprovechar ciertas fechas, como por ejemplo podría ser el inminente cumpleaños de Parque Chas, y solicitar a los comerciantes de Los Incas que convengan en un descuento para los vecinos en tales vísperas.

También se han ocupado de problemáticas puntuales con mucha demanda de parte de los vecinos en general y los comerciantes en particular como la mejora de las veredas, iluminación y poda. “Hoy estamos peleando para poner un valor en [la Avenida] Los Incas y que se constituya el centro de comercio a cielo abierto”, indica el comunero.

Palladino señala la importancia de la función del comunero ya que son los que están más cerca de la gente y los que más conocen sobre sus problemáticas. Indica que mantienen el centro del UPCN de Parque Chas abierto porque la gente ya los conoce y se dirigen allí. Él nació, vive y está todos los días en el barrio. Aunque, lamenta, hay un desprestigio de la función del comunero. Y él lo adjudica al egoísmo político. Advierte que hay una competencia entre distintos partidos que lleva a la inacción. “No importa si sos de la oposición, importa que podamos ayudar a la gente”, indica y enfatiza en la idea de que mediante el diálogo se puede construir algo para ayudar a los vecinos. A través diferentes pensamientos se busca llegar a los mismos fines.

También considera que ese descrédito es culpa de ellos mismos, de los políticos y los gobiernos. La gente cree en ellos y son continuamente defraudados. Y ello, señala, se observa por ejemplo en la falta de interés en votar y la pérdida de confianza: “La gente está pidiendo una renovación. Se cambian de signos políticos pero siguen estando las mismas caras. Necesitamos una renovación y revolución dirigencial, que los jóvenes se pongan a la cabeza”. Opina que ellos son los que más entienden el mundo que viene, las nuevas tecnologías y condiciones sociales. “Se hace muy difícil ser joven, tener ideas y que te den tu espacio, no lo quieren soltar. Y no se dan cuenta de que le están haciendo mal a la gente y a la política. Cuando la gente descrea de todo político, no sé a dónde vamos a parar. Porque la única forma de cambiar la realidad es la política, no hay otra”.

Agustina Carranza Guido y Spano
Similar Posts