Trapitos

La Policía y Espacio Público buscan sacarlos de los partidos de Primera División y de las zonas gastronómicas. Envían un proyecto para facilitar las denuncias.

El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ordenó desplegar operativos sorpresa para correr a los ‘cuidacoches’ del espacio público. Por su parte, un equipo de funcionarios, esboza un proyecto de ley para dar más herramientas a policías y fiscales para actuar ante las denuncias.

Desde hace tres meses, personal del Área de Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad, junto con agentes de Prevención y de la Fiscalía porteña, patrullan los fines de semana algunas zonas de alta concentración vehicular, con el objetivo de detectar posibles infracciones de los artículos 79 y 83 del Código Contravencional. Estos prohíben, respectivamente, “cuidar coches sin autorización legal” y “realizar actividades lucrativas no avaladas en la vía pública”.

La prueba piloto de este despliegue se registró el 23 de marzo, durante el partido que la Argentina y Chile jugaron en el Monumental. Ese día, agentes policiales de la Secretaría de Tránsito y del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, labraron 96 actas, detuvieron a una persona por vender entradas apócrifas y a otro sujeto con pedido de captura en una causa por homicidio.

Alentados por los resultados de ese operativo, la Ciudad comenzará a correr a los ‘cuidacoches’ que copan las inmediaciones de los estadios donde se disputan partidos de Primera División, para avanzar más adelante con la B Nacional.

Entretanto, una mesa chica compuesta por funcionarios técnicos y con pasado en la Justicia, trabaja un anteproyecto de ley que el Gobierno porteño enviará a la Legislatura en cuanto pueda mostrar ante la opinión pública cierta efectividad con los operativos policiales. Entre los que se sientan a la mesa, persiste la negativa de regular la actividad y, por el contrario, gana quórum la idea de modificar el artículo 79 del Código Contravencional. La idea del oficialismo es mutar hacia un término más amplio, a fin de sancionar a quien “ofrece” vigilar un auto.

El desalojo de los trapitos se verá impulsado por una ley que modifique el Sistema de Estacionamiento Medido (SEM), que en diciembre pasado avaló extender las actuales 4000 plazas de estacionamiento tarifado a unos 87.000 espacios pagos. Cuando los parquímetros ocupen el 45% de las calles de la Ciudad, habrá necesariamente menos espacios para “trapear”.

Leandro Marascio on Twitter
Leandro Marascio
Similar Posts