Gitanos en Chacarita
Por Agustina Carranza Guido y Spano

Un grupo conformado por una orquesta y actores llevaron a las calles de Chacarita el color, entusiasmo e impetuosidad de Rrom, una celebración gitana.

Sorprendido, el público observó un grupo de gente que llegaba en Gitanos en Chacaritacaravana y llevaban en brazos una mujer vestida de blanco y rojo, bailaban, reían e invitaban a todos a una fiesta, a un casamiento gitano. Se trata de la obra de teatro inmersiva Rrom, una celebración gitana.

No solo llamaba la atención el espectáculo visual, lleno de colores y vivacidad, de pañuelos, gorros, volados, chalecos y collares, sino también la música en vivo –que  incita a moverse con los festivos y elocuentes ritmos de la música balcánica- y sobre todo la actitud afable, simpática, seductora y llena de gracia de los protagonistas que en él se hallaban.

Este casamiento –nos explica Romina Bulacio Sak (Romi Sak), una de las directoras de la producción- es parte de una obra de teatro más extensa, que es una experiencia participativa donde se profundiza la idea de que el espectador es un invitado del casamiento y donde empiezan a pasar una sucesión de eventos inesperados: “la propuesta es sumergir al espectador en este universo gitano.” Para ello investigaron más de un año sobre los gitanos, su vida, costumbres, cultura y arte, sobre todo la música. Se inspiraron, nos cuenta Verónica López Olivera, una de las actrices, en lo que respecta al vestuario, la estética y música, en el gitano balcánico, el rumano: “No es que nos vamos a Rumania, estamos acá y nuestro personajes tienen ciertas costumbres, que tienen esa mixtura, medio porteña y medio rumana, un híbrido”. Es por ello que la obra lleva este nombre, Rrom, porque esta palabra “significa pueblo gitano en romaní, es donde viven los gitanos”, indicó Ariel Chamorro, otro de los actores del elenco.

Gitanos en ChacaritaLa obra la produce la compañía Usted está aquí, empresa que empezó con la obra del mismo nombre y también de ella se desprende la actual. “Se trataba [Usted está aquí] –señala Darío Margulis, director de Madre orquesta– de un recorrido por diferentes situaciones que cambiaban de un momento a otro. Como un casamiento gitano, entrar a una comisaría, a una selección de un casting teatral”.

En Usted está aquí vienen trabajando desde 2012. Hacen un tipo de teatro inmersivo, donde el espectador siempre tiene un rol fundamental. “Tratamos mucho esa sinergia que se da entre espectador y actor”. señala Natalia Chami, directora de la obra, junto a Sak. Explica Omar Possemato, actor, que no es un teatro participativo, sino inmersivo porque “el público puede participar o no, las puertas están abiertas”.

Mantuvieron de la obra anterior, Usted Está Aquí, “el espíritu inmersivo participativo y que trabajamos mucho con el espacio –señala Sak-  Nuestras propuestas las llamamos site specific porque no es lo mismo hacerla acá [en la calle], que en un teatro o en el campo”. La idea es generar experiencias donde lo que pase sea siempre diferente, porque depende también del espectador y de lo que ellos propongan.

Esta heterogeneidad de la que hablaba Verónica puede observarse en todo el trabajo. Para contextualizar y aportar elementos de distintos lugares los músicos de la orquesta investigan por su cuenta, miran películas entre todos y van sacando información de distintos sitios. “Esta música, la balcánica, -señala Sak- tiene un poco del estado híbrido, porque de repente encontrás algunos detalles de la música Klezmer, también del Swing. Empiezan a aparecer música de todos los estilos”.

En el lenguaje usan algunas palabras rumaníes, pero también porteñas. En el casamiento se mezclan costumbres de ambos contextos, que, indica verónica, no es tan extraño en una ciudad y un país caracterizado por las mixturas.  Se presenta la “idea del gitano –señala Sak- trayendo alegría y también atravesando el dolor desde el reinventarse y reciclarse” con ese espíritu que cree que en el sufrimiento también podemos perseverar. “Hay algo de la celebración, –continúa Sak- de la posibilidad de estar vivo, que va más allá de todo lo que [los gitanos] tienen que atravesar. Sabemos que la vida es bastante compleja para ellos, sufren una fuerte segregación. Y ese es el espíritu que nos motiva en estos tiempos, poder transmitir algo de esa energía”.

Podrá verse el espectáculo los días 6 y 20 de septiembre en el Centro Cultural Konex.

Agustina Carranza Guido y Spano
Similar Posts