Por Agustina Carranza Guido y Spano

            La feria Comer y Leer ofreció durante el fin de semana múltiples stands de libros y revistas, foodtracks variados y un gran número de actividades relacionadas con la tríada lectura, amor y gastronomía.

Luego de las vías que cortan la calle Concepción Arenal y en dirección hacia la avenida Warnes comenzaba una feria con una amplia variedad de puestos. Entre ellos se encontraban algunos de comida clásica porteña como el que ofrecía sándwich de molleja. Además había de orígenes varios, como de comida italiana, china y árabe o temáticos como vegetarianos, de helados o tragos.

Dentro de las actividades había charlas dadas por referentes de los temas que originaban la feria. Se encontraron Maru Botana, Gabriel Corrado y Jorge Fernández Díaz, entre muchos otros. Los temas, siempre naciendo de la misma premisa de triedro, se caracterizaron por su originalidad y las diferentes  perspectivas con que eran tratados, como la pasión por el fútbol, recetas de la vida y parejas gastronómicas.

En la charla que dio Susana Zurschmitten Comer bien, vivir mejor, habló, entre otras cosas y de una manera muy abierta a la participación del público, de los productos, alimentos, vitaminas y nutrientes necesarios en una dieta vegana.

     Una de las actividades fue moderada por el subsecretario ambiental, Héctor Gatto, quien actualmente se encuentra trabajando para que la Ciudad de Buenos aires sea la capital gastronómica de América Latina y llevada a cabo por el profesor de Historia y crítico gastronómico Mario Aiscurri. En la charla Mercados y Alimentos en la Buenos aires de 1880 se habló del origen de muchas de las actuales costumbres gastronómicas de los argentinos. Por ejemplo, Aiscurri habló sobre el origen de la milanesa. Señaló que el empanado de carne es una tradición mediterránea que viene de la época del imperio romano. Sin embargo, el origen de este plato,  indicó, es una decisión política del imperio Austro-Húngaro y es un hecho que está documentado. Austria y Francia se disputaban el norte de Italia. Cuando ocupan Milán, el conde Radetzky encontró un producto que era la cotoletta alla milanese. La envió al emperador Francisco José, señalándole lo maravillosa que era esa comida. Y francisco José firmó un decreto diciendo que ese era el plato oficial de Viena.

Santiago Bilinkis, en la charla El futuro del Amor, presentó su nuevo libro Pasaje al Futuro. El desafío que éste implico en el momento de ser escrito, señaló el autor, fue que fuera un libro puramente dedicado a la tecnología pero que pudiera ser leído y disfrutado por cualquiera y que con él, los lectores encontraran un pasaje al futuro.

Los puestos, además de los de comida, incluyeron los de revistas, como el de Suestada; el de Radio Berlín; el de la editorial Nazhira, con libros para niños y el de la editorial Lenguaje Claro. Los Stands no se limitaron a libros y revistas. Además de ellos estuvieron presentes algunos de la Ciudad de Buenos Aires, como el que ofrecía juegos de preguntas y respuestas relacionadas con el medio ambiente, y quienes regalaban bolsas ecológicas a quienes acertaran en las respuestas. También hubo un Stand de Eterna dirigido a los niños en que éstos pintaban y hacía otras manualidades con diversos materiales artísticos.

Radio Berlín entregó números para el sorteo de dos entradas para el recital de U2 y en el auditorio principal el público podía apreciar biografías audiovisuales. Éstas llevaban el título de 40 años de periodismo argentino, de Walsh a Lanata.  Los periodistas que fueron seleccionados para aparecer allí fueron elegidos por ser considerados los más influyentes de los últimos 40 años y fueron seleccionados por un monitoreo de opinión pública realizado por la consultora Management & Fit para Margen del Mundo. Entre estos periodistas se encontraron María Elena Walsh, Horacio Verbitsky, Rodolfo Walsh y Sara Gallardo, entre muchos otros.

Agustina Carranza Guido y Spano
Similar Posts