“Todo lo que es estructural ya está hecho”, aseguraron desde el gobierno. Falta el pavimento y la forestación.

Las obras para abrir la avenida Triunvirato entre Elcano y Federico Lacroze tienen un 90% de avance, y en el gobierno porteño apuestan a finalizarlas en el primer trimestre del año. “Se están haciendo los empalmes entre la vieja Triunvirato y la nueva”, confirmaron desde Parque Patricios.

Principio del formulario

Los trabajos están a cargo de AUSA y forman parte de la integración del barrio Fraga, también conocido como el Playón de Chacarita. La interrupción de la Avenida Triunvirato, cuando choca con un predio de Ferrocarriles, causa grandes problemas de tránsito a los automovilistas y transportes públicos que vienen desde el norte.

Desde el gobierno afirmaron que “todo lo que es estructural ya está hecho”. La referencia es para desagües pluviales y sumideros: “eran cosas que no existían. Se hizo la excavación y la loza. También todo lo que es infraestructura hidráulica, y ahora quedan los trabajos de terminación que tal vez estén antes de lo previsto”.

Esas obras incluyen el pavimento, la colocación de columnas de iluminación y señales, veredas y forestación del terreno que hasta hace pocos meses pertenecía a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE).

Cuando la apertura esté terminada, Triunvirato ganará aproximadamente 700 metros. Habrá tres carriles que corran hacia Federico Lacroze y dos hacia Elcano, en paralelo al Ferrocarril Urquiza que sale de la Estación Federico Lacroze. De esta forma, podrán evitarse los desvíos por Forest, Elcano y Fraga.

La prolongación de Triunvirato permitirá aliviar el tránsito en el paso a nivel de Elcano y Guzmán, lo que contribuye a bajar el riesgo de accidentes.

El playón ferroviario sobre el que se construirá la avenida, pertenecía a la Agencia de Administración de Bienes del Estado, que depende de la Nación. Este organismo avaló la entrega del predio por una cuestión central: la obra vial vendrá acompañada por la construcción de viviendas para el asentamiento de la calle Fraga. “Estamos trabajando para armar un proyecto participativo con los vecinos. Algunas viviendas se deberán mudar para abrir las calles, pero la idea es consensuar con los ocupantes. Y también queremos charlar con el resto de los vecinos de Chacarita para avanzar en la regeneración urbana del predio, porque hay franjas de terreno del lado de Triunvirato donde se podrán construir espacios para la comunidad”, aseguró un funcionario del Gobierno porteño encargado del proyecto.

Se trata de una de las villas que más creció en los últimos años. En 2001, algunos operarios ferroviarios empezaron a construir casillas precarias en el playón de dos manzanas, que queda sobre Fraga entre Teodoro García y Céspedes. Para 2006 ya había algunas casas de material, y desde entonces el asentamiento sufrió un verdadero boom demográfico: hoy ya viven unas 2.500 personas, de acuerdo a un censo que terminó la Ciudad la semana pasada, y hay construcciones de hasta cinco pisos. Los ocupantes también anexaron un galpón ferroviario donde vive gente a la que no le llega la luz solar. Salvo una minoría que tiene cloacas, la mayoría de los habitantes depende de unos pocos pozos ciegos que periódicamente deben ser vaciados con camiones atmosféricos. En 2009, un fallo judicial obligó al Gobierno porteño a proveerles a los habitantes energía eléctrica.

Para el barrio fue un problema. De la mano del crecimiento de la villa aumentaron las denuncias de robos a los comercios y asaltos a los vecinos. La gente asegura que el asentamiento se expandió porque hay mafias que construyen piezas y cobran alquileres, aunque en la Ciudad afirmaron que en realidad sólo una minoría son inquilinos.

El punto más álgido en la historia de la villa de Fraga sucedió el 13 de noviembre de 2013, cuando un grupo de ocupantes tomó por la fuerza un comedor comunitario desde donde se asistía a 480 chicos. Algunos dijeron que los ocupantes eran familias sin viviendas que ya no podían alquilar las piezas en el asentamiento, otros aseguraron que se trataba de una movida de punteros políticos de organizaciones sociales, y otros que eran narcos que querían lotear el lugar. Lo cierto es que hubo un desalojo y un enfrentamiento entre ocupantes y policías, que terminó con siete heridos.

Lic. Mariano Crescentini on Twitter
Lic. Mariano Crescentini
Licenciado en Relaciones Públicas, fundador y director de Retórica Relaciones Públicas, agencia de comunicación y marketing digital. Docente universitario para la carrera de Relaciones Públicas y Publicidad.
About Admin

Licenciado en Relaciones Públicas, fundador y director de Retórica Relaciones Públicas, agencia de comunicación y marketing digital. Docente universitario para la carrera de Relaciones Públicas y Publicidad.

Similar Posts