Las víctimas tenían 30 y 32 años, y fallecieron de forma instantánea al ser aplastados por el desprendimiento de material.

Dos hombres fallecieron este miércoles al derrumbarse sobre ellos una medianera en una obra en construcción en la calle Valentín Virasoro al 1600, en el barrio porteño de Villa Crespo.

El jefe del SAME, Alberto Crescenti, confirmó el número de víctimas y detalló que se trata de dos operarios de 32 y 30 años, quienes murieron en forma instantánea tras ser aplastados por el desprendimiento de material. De acuerdo a los primeros datos recabados, los obreros trabajaban con una máquina cuando se produjo el derrumbe.

El profesional explicó que, tras recibir el pedido de ayuda de emergencia, enviaron dos móviles a la zona. A su vez detalló que “cuando arribó el primero se confirmó que los hombres ya estaban muertos“.

“Una medianera de 45 centímetros de espesor cayó sobre los operarios que mueren en el acto”, completó Crescenti de acuerdo a lo que recopiló de los testimonios de los testigos, según consignó la agencia DyN. 

Aprobaron un pedido de informes

El Poder Ejecutivo deberá informar, a través de los organismos correspondientes, dentro de los 30 días de recibida la resolución aprobada este jueves por la Legislatura porteña, sobre puntos relacionados con el derrumbe acaecido en la obra en construcción.

Deberá indicar “si la obra mencionada se hallaba registrada,  habilitada y si contaba con toda la documentación necesaria para su inicio. Remita copias de la carátula registrada”, también “si la Agencia Gubernamental de Control realizó inspecciones de la obra y cuál fue el resultado de las mismas. Remita copia de las actas labradas” y “si algún organismo del GCBA recibió denuncias por irregularidades en la obra mencionada. En caso afirmativo, mencione tipos de denuncia y qué medidas y resoluciones se adoptaron frente a estas”.

Los fundamentos del proyecto presentado y aprobado sobre tablas por el diputado Gabriel Fuks (CNM), mencionan que “de acuerdo a lo que comunicó a los medios la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad, la obra se encontraba habilitada. Estaba en etapa de excavación para hacer un edificio de cuatro pisos. Informaron también que la excavación había comenzado el 26 de junio, y que desde entonces le realizaron cinco inspecciones, la última el 15 de septiembre, sin encontrar irregularidades. En contraposición a esto, la UOCRA aseguró que el 11 de julio denunció a las autoridades de la construcción por incumplimientos de medidas de seguridad ante Dirección de Protección de Trabajo del Gobierno porteño. Ante estas versiones contrapuestas es indispensable que se investiguen a fondo las causas de lo sucedido, ya que muchas veces no se trata de accidentes sino el resultado de la negligencia o ausencia del Estado en los controles de las obras, lo que termina costando vidas humanas”.

Al respecto, Fuks exigió que “ante estas incongruencias y falta de información precisa, el Ejecutivo deberá explicar qué pasó”.

Y remarcó: “Seguimos advirtiendo cómo la ausencia y la negligencia de los organismos de control estatales a cargo de las inspecciones, asisten a tragedias, en vez de prevenirlas”.

 

FUENTE: Diario Perfil

Lic. Mariano Crescentini on Twitter
Lic. Mariano Crescentini
Similar Posts