Deportes Electrónicos
Por Agustina Carranza Guido y Spano

            La Asociación Argentina de Deportes Electrónicos está trabajando por un proyecto de ley para que los jugadores de video juego sean considerados atletas.

 

Luis Regalini
Luis Regalini presidente de AADE

A Luis Regalini, el actual presidente de la Asociación Argentina de Deportes Electrónicos, su padre solía decirle que con la computadora no iba a llegar a ningún lado. Esta experiencia se sumó a otra, una vez en que alguien se le acercó y comentó que existía una necesidad pero que ella no podía llevarse a cabo. Él le respondió que sí se podía y con el impulso de ese llamado o  desafío, como lo llama él, tuvo la primera reunión de comisión directiva el 19 de septiembre de 2014.

Para que los video juegos sean considerados deporte, en la asociación están trabajando principalmente en tres ejes. Por un lado en el proyecto de ley que así los declare y terminar transformándose en una federación o confederación. Actualmente poseen la personería juridicidad, el estatuto, el reglamento interno y el reconocimiento de la AFIP. Además tienen una membresía a nivel internacional, con la federación internacional en juegos electrónicos con sede en Corea del Sur, que celebra este año su noveno mundial.

Además están trabajando para que en el proyecto de ley se incluya una asociación gremial para darle beneficios a los atletas. También están accediendo a planes de capacitación que brinda el Estado. Dentro de ellas estarán el curso de manager y de árbitros. La idea es que estas capacitaciones se impartan para que los que las hagan puedan dedicarse a ello como una actividad profesional.

Por otro lado, están trabajando para publicar un código de juego que contenga las leyes regulatorias, los reglamentos básicos de la práctica, lo cual implica cómo identificar correctamente el área de juego, árbitros, indumentaria de los atletas, todo lo que tiene que ver con la práctica pues a nivel internacional aún no existe publicado ese tipo de documentación. En el corto plazo, además, están trabajando para capacitar, formar y certificar árbitros para las competencias.

Señala Regalini que se dice que el deporte electrónico es uno de los más inclusivos ya que no implica poseer ninguna característica física específica. Por ejemplo no hace falta tener extremidades: “eso no importa, de hecho hay muchos jugadores muy buenos que les ganan a otros que tienen todas las habilidades físicas, jugando con la pera, con la boca”. Hay jugadores que no tienen las extremidades como para operar el joystick o un teclado y un mouse y aun así consiguen resultados competitivos superiores a sus pares que sí tienen sus extremidades.

Los que se oponen a que esta práctica sea considerada deporte, señala Regalini, argumentan que es fundamental que haya actividad física. Sin embargo, deporte, según “la definición olímpica, es cualquier actividad humana regulada y registrada por una asociación o federación internacional, por lo cual, desde el punto de vista jurídico, lo estamos cumpliendo”.

Los interesados en convertirse en deportistas de video juegos, deben entrenarse hasta lograr cierto nivel que les permita participar de las competencias. Los jugadores se congregan a través de una plataforma electrónica y se bajan una aplicación gratuita, Clash Royale. Luego se anotan en uno de estos torneos o cofres, como lo llama la empresa, en donde el organizador compra ese cofre con ciertos espacios libres para participar. Y él se encarga de publicarlo, poner comentaristas y hacer publicaciones para llamar a los atletas para que participen. Las competencias suelen ser presenciales pero también pueden hacerse online.

Agustina Carranza Guido y Spano
Similar Posts